Hilos para Rejuvenecimiento Facial: ¿Qué son? ¿Funcionan? ¿Duran? ¿Tienen complicaciones?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Primero que nada y como siempre, hay que hacer énfasis en que la colocación de hilos para rejuvenecimiento debe de ser realizado por personal entrenado, son muchas las complicaciones que se pueden presentar, algunas de éstas pueden ser muy graves, como parálisis facial permanente, así que si tu comadre o tu amiga hicieron un curso de hilos y ahora quiere probarlos en ti, por favor, no aceptes, si te los ofrecen en la estética, en el gym o en el spa, di que no; la falta de pericia colocándolos puede desfigurarte para toda la vida.

A continuación hablaremos de la duración, efectos y complicaciones en la colocación de hilos en manos expertas, con una base científica y respaldado por los mejores “journals” de cirugía plástica, estética y reconstructiva.

Empecemos:

Los hilos para rejuvenecimiento facial, también conocidos como hilos rusos, no son algo nuevo, desde hace más de 20 años que se vienen usando, han sufrido modificaciones en cuanto a material, forma y anclajes que poseen, ni siquiera mencionaré hilos que fueron usados en las décadas previas porque por algo se dejaron de usar, hablaré solamente de materiales nuevos y anclajes nuevos, en la actualidad el material mas usado es la polidioxanona (por eso se llaman PDO), incluso se comenta que tiene este material tiene un efecto bioestimulador sobre el colágeno de los pacientes.

En algunos países, el uso de hilos se conoce como “lunchtime facelift” por la rapidez y la rápida recuperación del procedimiento, sin embargo, rara vez se mencionan las debilidades de este tipo de procedimientos, que son la duración y las complicaciones que se pueden presentar.

El procedimiento consiste en insertar agujas en cara y cuello, mediante las cuales estos hilos pasan por dentro, a la hora de hacer tracción, los conos de anclaje que poseen estas suturas se quedan agarradas de ciertas porciones de grasa y tejido (en el mejor de los casos) lo que da un efecto de levantamiento sobre áreas de la cara y el cuello. Hasta aquí todo suena muy bonito y muy sencillo, primero hablaremos de la duración:

De acuerdo a un estudio realizado este año (2018) en Italia, publicado en la revista más importante de cirugía plástica estética (Aesthetic Surgery Journal), la duración del efecto de los hilos es la siguiente, ojo, siendo colocado por MANOS EXPERTAS Y MIDIENDO LOS EFECTOS DE MANERA OBJETIVA:

Primer día después de la colocación: El efecto es bueno, aumenta la proyección en los pómulos y disminuyen los surcos alrededor de la boca. La paciente esta muy contenta.

Primer mes después de su aplicación: El efecto de rejuvenecimiento es aún mejor que al día siguiente de su aplicación, esto se debe a la inflamación que se ha producido alrededor de donde se han colocado los hilos, la paciente esta feliz.

Seis meses después de su aplicación: El efecto ha disminuido notoriamente, los pómulos han descendido nuevamente y los surcos se vuelven a marcar, la paciente comienza a sentirse triste.

1 año después del procedimiento el efecto ha desaparecido por completo, la paciente está decepcionada.

Esa es la evolución que sigue una paciente en el mejor de los casos, cuando no sufre ningún tipo de efecto adverso por este tipo de suturas, ahora revisaremos el porcentaje de complicaciones que se produce, igualmente obtenidos del mismo artículo en donde se revisa su duración:

Pongan mucha atención en esto: LA TASA DE COMPLICACIONES, AÚN EN MANOS EXPERTAS, ES DEL 34%, 1 de cada 3 pacientes (imaginen ahora que pasaría en manos no expertas), las complicaciones registradas en este estudio son las siguientes:

La complicación más común es que los hilos se hagan tan superficiales que empiecen a notarse en la piel e incluso en algunos casos se puedan ver, lo que implica su retiro inmediato por el riesgo de infección.

Enrojecimiento de la piel en el trayecto del hilo, la piel se inflama por el efecto del hilo, por lo que hay que retirarlo, pueden generar cicatrices permanentes.

Infección, esta complicación es grave, ya que el riesgo de que se pueda extender a toda la cara es alto, hay que retirar los hilos inmediatamente.

Rigidez facial, la cual se debe a que el hilo está muy tenso y jala los tejidos de manera no natural.

Como mencioné previamente, estas complicaciones se presentaron en pacientes atendidos por Cirujanos Plásticos, con experiencia en este tipo de procedimientos y con todo el conocimiento de la anatomía facial, por mi parte, he visto complicaciones aún más severas, como parálisis facial, al ser colocados por personas sin la preparación adecuada.

Ahora ¿Cuál es el costo promedio del tratamiento con hilos?

El costo del tratamiento con hilos depende, obviamente, del personal que aplicará el tratamiento, lo que se comenta en el artículo previamente mencionado, es que el precio es aproximadamente el 40% del total de una cirugía de rejuvenecimiento facial, leíste bien, tampoco son baratos, por lo que yo les pregunto: ¿Realmente vale la pena realizarse este procedimiento que solo dura un año y que puede causar toda esta gama de complicaciones? Piénsenlo por un momento.

Entonces ¿Deberían prohibirlos para siempre?

Para nada, de hecho, son una alternativa para pacientes que por razones médicas, (enfermedades del corazón, problemas pulmonares, o alguna contraindicación para ser sometidos a una anestesia) no son candidatos a una cirugía de rejuvenecimiento facial, si no es el caso, y te encuentras en condiciones adecuadas, mi sugerencia siempre será: Ve por la cirugía de rejuvenecimiento facial completa.

Durante mi entrenamiento en Italia, era muy común ver pacientes que ya se habían colocado hilos y que no estaban nada contentas con el resultado o habían experimentado alguna complicación de éstos, por lo que optaban por el rejuvenecimiento facial completo, ahora viven felices y por supuesto 20 años más jóvenes.

Atte. Dr. Ilich Ríos

Cirujano Plástico Certificado

Fuente: Effectiveness, Longevity, and Complications of Facelift by Barbed Suture Insertion, Autor: Giovanni Botti et al., Aesthetic Surgery Journal 2018