Aumento de Senos, ¿Antes o después de los hijos?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Esta pregunta ha estado llegando mucho a raíz de nuestros paquetes de aumento mamario, y es que gran parte de nuestras pacientes están muy entusiasmadas en realizarse este procedimiento por la rápida recuperación y los resultados tan naturales; pero existe una duda en común: ¿Y si mejor me espero hasta después de tener bebés?

Vamos a dividir a todas nuestras pacientes que buscan un aumento de senos primario, en dos categorías principalmente:

1. Aquellas que tienen entre 18 y 35 años, que no han tenido hijos o que no desean tenerlos, y que buscan balance y armonía en su cuerpo.

2. Aquellas que buscan mejorar el aspecto de sus senos, posterior a tener bebés, ya que tanto la lactancia como la fluctuación en el peso, ha generado un efecto de “desinflado” en su busto.

A las pacientes del primer grupo, les tenemos una noticia:

“NO EXISTE DIFERENCIA ENTRE HACERLO ANTES O DESPUÉS DE TENER BEBÉS”

Actualmente, con la técnica usada en Cirugía Plástica Lomas, no existe absolutamente ninguna desventaja de hacerlo antes, y esto se debe a lo siguiente:

– Más del 90% de los implantes que colocamos son detrás del músculo (Dual Plane), esto permite que no haya ninguna lesión o interacción con la glándula mamaria y nos da dos grandes ventajas:

– Más del 99% de nuestras pacientes pueden amamantar posterior a la colocación de implantes.

– La caída de los senos después de amamantar no es tan dramática como con los implantes colocados detrás de la glándula, pues el músculo nos ayuda a dar cobertura y sostén, por lo que el resultado sufrirá cambios mínimos, aun después de la lactancia.

– Más del 90% de los implantes que colocamos son de perfil moderado a alto, siempre tomando en cuenta las características físicas de nuestras pacientes, como su estatura o el ancho de su tórax, NO colocamos implantes de perfiles extra altos o de tamaños excesivos por una simple razón: La presión que ejercen los implantes de perfil extra alto o excesivamente grandes presionan a la glándula hasta dejarla sin oxígeno que la nutra, lo cual, ocasiona que se haga muy pequeña imposibilitando la lactancia.

– Más del 90% de nuestros implantes son colocados por un abordaje en el pliegue inframamario: Al colocar el implante, tenemos mínimo contacto con el tejido glandular y, por lo tanto, mucho menor riesgo de alterar la sensibilidad del pezón o de lastimar el tejido mamario y alterar la lactancia.

Ahora bien, para las pacientes que ya tuvieron hijos y que les gustaría volver a rellenarlos o levantarlos un poco, el aumento mamario únicamente con implantes puede ser una muy buena opción siempre cuando se cumplan los siguientes criterios:

– Nunca colocar un implante de un tamaño excesivo, pues, aunque al principio se pueda ver en su lugar, con el tiempo el peso del implante hará que el tejido vuelva a caer, incluso en mayor grado que lo que desdendió con la lactancia.

– La calidad de la piel debe de ser buena, si durante el embarazo y la lactancia, tu busto aumento de tamaño al grado de que aparecieran estrías, el aumento con implantes muy grandes puede generar que éstas empeoren con el tiempo.

– En ocasiones es necesario realizar un levantamiento de senos junto a la colocación de implantes, desafortunadamente esto conlleva cicatrices, alrededor de la areola y debajo del busto, sin embargo, siempre será una mejor opción que rellenando con un implante muy grande, pues los resultados a largo plazo serán mejores.

Y ahí está, espero que haya quedado claro que: Actualmente no existen ventajas sobre esperar a tener bebés o realizar la cirugía antes de embarazarse, de ambas formas es igualmente seguro.

Atte. Dr. Ilich Ríos

Cirujano Plástico Certificado